Gaviot's

Blogfolio

Procrastinar

Leave a Comment

miescritorio

      Este no es el post que quiero escribir. Hace más de dos meses que vengo preparando una serie de artículos sobre navegadores y buscadores: concepto, tipos, usos educativos, etc. Pero no logro terminarlos, y como esas son las entradas que quiero publicar, entonces no publico nada. Está bien que el blog no forma parte de mi trabajo, pero es un espacio que quiero mucho y extraño horrores cuando lo abandono. Este fin de semana (el primero libre en cuatro meses) me puse como meta para finalizar los artículos el día sábado, y aunque estuve casi todo el día frente a la computadora, son las 2 de la mañana y aquí estoy, sin nada. ¿Qué hice entonces? Procrastinar. Según el diccionario de la RAE, procrastinar, del latín procastinare, quiere decir diferir, aplazar. Wikipedia la define como “la acción (o hábito) de postergar actividades o situaciones que uno debe atender, por otras situaciones más irrelevantes y agradables”, y agregan que “el término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se procrastina puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro sine-die idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.” Veamos a un famoso y angustiado procastinador:

f36

       Creo que todos alguna vez en mayor o menor medida hemos postergado nuestras tareas para más adelante, ya sea un trabajo que odiamos, un tema complejo de abordar, una charla difícil de proponer, etc. El aplazamiento es un problema cuando se convierte en costumbre, cuando diferir se transforma en nuestra manera de lidiar con la cotidianidad y, aunque tenemos noción de lo que pasa, no podemos dejar de procrastinar.

      Relacionada con las TIC, leo en Microsiervos la siguiente definición: “Es esa enfermedad que sirve a diario a casi el 100% de la humanidad geek. La cosa es más o menos así: estoy aburrido, voy a rediseñar mi página, ahora voy a traducir un libro, ahora no, mejor ahora hago un programita que me baje de Internet todas las letras de Death Metal a mi disco duro en un format XM…, ahora mejor me compro estos siete libros para aprender “whatever 5.4” y los pongo sobre la montaña que está junto al televisor, ahí junto a los 7 DVDs que no he visto. Un algo así como: ¡ponte a hacer una cosa nueva, no te preocupes por las otras trescientas también nuevas que te tienen estresado!” Pensando en mi caso, no terminé los artículos porque me pasé todo el día limpiando, ordenando y diseñando mi escritorio. La captura de pantalla con que inicio este post da cuenta de lo bonito y funcional que quedó, me encanta y me va a ayudar a ser más productiva…, pero fue el objeto de mi procrastinación de hoy.

      Si hablamos de educación, reconocemos que la organización y la planificación del estudio es uno de los mayores problemas que enfrentamos docentes y alumnos. En educación a distancia y/o virtual la procrastinación es un tema muy importante, teniendo en cuenta que en este tipo de propuestas es clave la autonomía del alumno a la hora de planificar su proceso de aprendizaje. Termino con un video de REDES, un programa de Televisión Española conducido por el especialista en educación Eduardo Punset, donde se ilustra el concepto de procrastinación y su relación con la educación.

0 comentarios :