Gaviot's

Blogfolio

¿Innovar o transformar la educación?

Leave a Comment

Innovar: Mudar o alterar algo, introduciendo novedades.

Transformar: Hacer cambiar de forma a alguien o algo. Transmutar algo en otra cosa.

                                                                                          Diccionario de la Real Academia Española.

tic2

Les había contado que dedico parte de mis fines de semana a ver algunas de las conferencias de TED, ese maravilloso foro dedicado a descubrir, exponer y difundir idas que potenciaran las tendencias en tecnología, educacón, entretenimiento, diseño, etc.  Esta vez le tocó el turno a la conferencia de Sir Ken Robinson, experto en el desarrollo de la creatividad e innovación en educación y recursos humanos. Transcribo aquí algunos de los puntos de la exposición que más me interesaron e inquietaron:

  • “Pregunta principal: ¿las escuelas matan la creatividad? Y mi argumento es, todos los niños tienen un tremendo talento y que nosotros lo despilfarramos, despiadadamente.”
  • “Los niños que empiezan la escuela este año se jubilarán en 2065. Nadie tiene una pista, a pesar de todos los conocimientos que han desfilado por aquí los últimos cuatro días, de cómo se verá el mundo en un plazo de cinco años. Y, sin embargo, se supone que estamos educándolos para ello.”
  • “Estamos operando sistemas educativos nacionales, donde los errores son lo peor que usted puede hacer. Y el resultado es que estamos educando a la gente fuera de sus capacidades creativas.”
  • “Cada sistema educativo en la tierra tiene la misma jerarquía de temas. Cada uno, no importa donde vayas, te parece que sería otra cosa, pero no lo es. En la parte superior están las matemáticas y el lenguaje, luego las humanidades, y en la parte inferior, las artes.” niñosombra
  • “Y en casi todos los sistemas, también, hay una jerarquía en las artes. Plástica y música tienen normalmente un status superior en las escuelas que teatro y danza. No hay un sistema de educación en el planeta que enseñe danza todos los días a los niños, del modo en que se enseñan las matemáticas. ¿Por qué? ¿Por qué no?” 
  • “Si ustedes observaran la educación como un extraterrestre y dijeran ¿para qué sirve la educación pública?, creo que tendrían que concluir, si miran los productos, quién tiene éxito con esto, quienes hacen todo lo que deberían, quien recibe todos los puntos, quiénes son los ganadores, pienso que tendrían que concluir que todo el propósito de la educación pública en todo el mundo es producir profesores universitarios ¿no?”
  • “Así que la jerarquía se basa en dos ideas: Número uno, que los temas más útiles para el trabajo están arriba. Así que ustedes, probablemente, en la escuela fueron amablemente alejados de aquellas cosas que le gustaban, con el argumento de que nunca conseguirían un trabajo haciendo eso. ¿Verdad? No toques música, porque no vas a ser un músico, no hagas arte, porque nunca vas a ser un artista.”
  • “Y la segunda idea es la capacidad académica, lo que realmente ha llegado a dominar nuestra visión de la inteligencia, porque las universidades diseñaron el sistema a su imagen. Si usted piensa en ello, todo el sistema de educación pública en todo el mundo es un proceso prolongado de acceso a la universidad.”
  • De repente los títulos no valen nada. ¿No es cierto? Cuando yo era estudiante, si tenías un título, tenías un puesto de trabajo. Pero ahora los chicos con títulos a menudo van a casa a seguir jugando vídeo juegos, porque es necesario un master donde el trabajo anterior requería una licenciatura, y ahora además necesita usted un doctorado para los otros.”
  • Tenemos que repensar radicalmente nuestra visión de la inteligencia.”
  • Nuestro sistema educativo ha socavado nuestras mentes de la misma forma que hemos socavado la tierra, para un determinado producto, y para el futuro, esto no nos servirá.”

Todos estos puntos me hicieron pensar en mi propia trayectoria como alumna pero sobre todo en mi propia práctica docente. Aún estaban frescas en mi mente las asambleas donde analizamos la nueva Ley de Educación Nacional y el diseño del currículum propuesto para Educación Media en Río Negro. Entre tantos puntos positivos y negativos, un  elemento se repite en el espíritu y la letra de las dos propuestas: la idea de educar para el mundo del trabajo. Esta idea también aparece fuerte en muchos de nuestros colegas docentes y directivos a la hora de definir el perfil de nuestros egresados. Dicen: tenemos que enseñar contenidos que le permitan y aseguren, de alguna manera, una salida laboral al alumno. O la otra: la escuela se tiene que relacionar con la comunidad atendiendo las demandas de los sectores productivos. La mitabarrera_tecnologica_articulo_landscaped de las familias de los alumnos que concurren a mi colegio están por debajo de la línea de pobreza, y por supuesto que a ellos les urge conseguir un trabajo cuando egresan. Son las reglas del juego que establece el sistema de relaciones sociales de producción en el que vivimos. Bien, si acepto la premisa de enseñar para el mundo del trabajo, necesariamente debo preguntar: ¿cuáles son sus características? ¿qué competencias y/o habilidades son las que el alumno necesita saber?. Inmediatamente se me responde: hay que dar cuenta de las demandas y necesidades de los sectores productivos de la región.  Pero,  además de ser un mundo laboral muy acotado, muy cerrado, ¿qué tanto sabemos del desarrollo del mundo laboral? Como dice Robinson: no tenemos idea de cómo será el mundo dentro de 5 años. Y lo más importante, los alumnos, ¿qué desean ellos? ¿cuáles son sus potencialidades? ¿Tantas son nuestras certezas en este presente como para decidir sobre sus futuros tan fácilmente? Creo que no. Y entonces aparecen las TICs, para llevarnos tranquilidad. Si nos ponemos a pensar en las propuestas de “innovación educativa”, la mayoría tienen que ver con las TICs en el aula. Las TICs están mediando nuestras vidas e influyendo profundamente la formación de nuestras subjetividades, por lo tanto, también deben formar parte de la educación. Pero de un sistema educativo totalmente diferente al que tenemos, donde reveamos los para qué y de allí saquemos los comos. Por eso, con TICs o sin ellas, no quiero innovar en educación, quiero transformar la educación. ¿Qué les parece?

Bueno, aquí la conferencia completa, para que sigamos pensando juntos. 

 

0 comentarios :