Gaviot's

Blogfolio

La metáfora del cambio tecnológico

Leave a Comment

“El futuro ya está aquí. El cambio es constante. El cambio se acelera.” Estas son expresiones muy cAUSTRIA-ONU-DROGAS omunes en tiempos de la sociedad de la información. En general cuando hablamos de cambio, nos referimos fundamentalmente al desarrollo de la tecnología, teniendo a la computadora y a Internet como la metáfora del cambio. Pero ¿qué sabemos sobre la génesis del cambio? ¿Cómo se produce? ¿como se origina? ¿son estos los únicos cambios posibles? Para intentar responder estas preguntas, uno de los aspectos que me parecen relevantes es la relación cambio / sociedad. Autores como Paul Watzlawick, Scott Lash, Bruno Latour, Gavriel Salomon, entre otros, han analizado esta estrecha relación preguntándose, fundamentalmente, de que formas el desarrollo tecnológico influye en la formación de nuestras subjetividades. La idea central es que no existe ninguna tecnología que por si misma afecte la manera de pensar, sino que, para comprender la influencia entre tecnología y mente, se debe dar cuenta de la totalidad del entorno social y cultural. Se daría entonces una relación de influencia mutua y permanente entre la cultura y los aparatos tecnológicos, que se manifiesta por un lado con los dispositivos tecnológicos marcando sus características mediante el uso, y por otro lado el contexto cultural confiriéndole caminos posibles a la tecnología. ¿Cómo afecta esta relación nuestras subjetividades? Paul Watzlawick, siguiendo a Bateson, considera que la realidad es básicamente una invención que los individuos construyen a partir de las relaciones que hace y le hacen a la mente, es decir que los significados y las realidades son construidas colectivamente. Salomon utiliza el concepto de metáfora para explicar una de las formas en las que percibimos el mundo: colectiva y culturalmente creamos metáforas que utilizamos como prismas a través de los cuales explicamos e interpretamos el mundo que nos rodea. Una vez creada una metáfora, en este caso la del cambio tecnológico, se impone como representación cultural al ser adoptada por la mayoría de las personas de determinada sociedad. Claro está que adoptar una metáfora implica correr la mirada de otras metáforas posibles. Pienso entonces en el complejo proceso de la llamada globalización. ¿Quién o quiénes imponen las metáforas? ¿De qué forma? En todas estas teorías el contexto es uno de los actores principales, por lo tanto no podemos desconocer la existencia de una sociedad donde los cambios en las relaciones sociales de producción, originados en gran medida por la innovación tecnológica, provocaron el aumento de la desigualdad y la exclusión social. Si visualizamos a la sociedad como un conjunto de redes, a los efectos de estas reflexiones, comparemos los siguientes mapas. El primero representa la distribución y la densidad de conexiones de Internet a nivel mundial de acuerdo a la geolocalización de las direcciones de IP. Según puede apreciarse, EEUU y Europa concentran las mayores densidades de conexión del mundo, con un porcentaje del 22,5% del total para Europa y el doble para EEUU (55,9%). De esta forma, entre las dos se reparten un 77,4% de la estructura global de Internet, con Asia como principal competidor (14%).

Mapa1

 

En este segundo mapa, desarrollado por informáticos israelíes de las Universidades de Jerusalén y Bar Ilan, se tuvo en cuenta por primera vez la función que tiene cada uno de los nodos que conforman el conjunto de redes que es Internet. Así vemos nodos más importantes que otros, concretamente 80 nodos críticos que forman un núcleo, rodeados por una nube exterior de otros 5000 nodos escasamente conectados y aislados entre sí, pero que dependen del núcleo central. Por otro lado, se observan unos 15.000 nodos individuales (P2P) conectados entre sí que funcionan al mismo tiempo como usuarios y como servidores y que son autosuficientes. La investigación sostiene que si se utilizasen más las vías alternativas de conexión (como los 15.000 nodos individuales), aumentaría no solo la eficiencia de las conexiones, sino también la autonomía de desarrollo tecnológico.

Mapa2

 

Hablábamos de una sociedad cada vez más desigual y exclusora. Comparemos los mapas anteriores con este que nos muestra la distribución de la riqueza según el PBI de cada país y la relación es innegable:

mapa3

Volviendo al tema de las metáforas, ¿qué sucede en los nodos que señala el mapa Nº 2? El núcleo de nodos central es el que invierte grandes cantidades de dinero en el desarrollo e investigación de la tecnología, y considero que también decide sobre los posibles caminos de ese desarrollo. Esos nodos son, en definitiva, los hacedores de las metáforas que se imponen y luego se irán adoptando a través del complejo proceso de globalización. Este proceso impacta fuertemente sobre las diferentes regiones, pero sobre todo afecta las culturas e identidades locales. Ahora, ¿es un impacto negativo o positivo? La respuesta es totalmente subjetiva, pero si pensamos en las metáforas, la adopción de las nuevas tecnologías posibilita, entre otras cosas, que las diferentes regiones puedan integrarse al flujo de información y diálogo planetario. Pero, como lo muestra el primer mapa, el problema sigue siendo la desigualdad, porque aunque se conviertan en interlocutores válidos, los diferentes países y regiones no tienen el mismo poder en la trama de relaciones de dominación y hegemonía ya establecida. Entonces, ¿de qué forma pueden imponer o defender sus propias representaciones, sus propias percepciones acerca del mundo? Sus metáforas serán transformadas por la imposición de otras metáforas en el proceso de globalización. Así, si hablamos de la brecha digital, las diferencias en el acceso a la tecnología no implican necesariamente la diferencia en el sentido que se le imprime a esas tecnologías. Si imaginamos un modelo de sociedad con otro tipo de relaciones sociales, económicas, culturales y políticas, debemos examinar profundamente las relaciones  sociedad / cultura / tecnología / subjetividad. Un primer paso importante: desnaturalizar los sentidos ya dados, las metáforas heredadas utilizadas en la trama de relaciones desiguales y de dominación en la que estamos inmersos. Esto no quiere decir negarse al cambio y a la innovación tecnológica, muy por el contrario, utilizar las herramientas tecnológicas como aliadas imprimiéndoles un sentido propio, el de nuestras necesidades e intereses, pero sobre todo, el de nuestra propia cultura. A esta altura se estarán preguntando qué tiene que ver con este post la imagen del presidente Evo Morales en la Onu mostrando una hoja de coca. Bien, creo que es un buen ejemplo de la lucha por defender la propia percepción del mundo haciendo escuchar la voz de la propia metáfora en uno de los lugares preferidos por las metáforas imperantes. ¿Qué piensan ustedes?

0 comentarios :