Gaviot's

Blogfolio

Materiales educativos: nuevas textualidades, nuevos desafíos

2 comments

Introducción

¿Qué materiales educativos se utilizan en nuestras escuelas? ¿Cómo hacen los docentes para decidir qué materiales y cómo lo incorporan a sus planificaciones? ¿Cómo se evalúa el resultado del material propuesto una vez utilizado con los alumnos? ¿Qué posibilidades y recursos tiene el docente en el actual contexto socio económico? No hay duda de que el advenimiento tecnológico y comunicacional está transformando de manera sustancial nuestra sociedad. La experiencia nos muestra que la respuesta del sistema educativo a los diferentes cambios sociales ha sido lenta y tardía. Como docente, considero que las TICs deben tener una presencia más relevante en la educación, presencia que no debe ser solo cuantitativa sino eminentemente cualitativa. De no ser así, se corre el riesgo de acrecentar las diferencias entre los procesos productivos y sociales por un lado, y los procesos escolares por otro, perdiendo la oportunidad de aprovechar el potencial cognitivo de las nuevas tecnologías.

La relación entre escuela y materiales educativos es compleja debido, fundamentalmente, a que refleja las diferentes representaciones que los docentes tenemos sobre el proceso enseñanza aprendizaje, supuesto sobre el que descansa la decisión de utilizar o no determinado material educativo en el aula. Atravesados como estamos por la Sociedad de la Información (Castells, 1997), la escuela y los docentes enfrentamos grandes desafíos si atendemos a las transformaciones que este contexto provoca en las formas de representar la información y el desarrollo de las habilidades cognitivas. Según plantea Walter Ong (1993) las nuevas tecnologías no solo afectan las formas en las cuales nos comunicamos (la escritura pierde su lugar preeminente), sino que además estos nuevos soportes mediadores modifican nuestras formas de pensamiento. Partiendo de la perspectiva semiótica que considera a los distintos soportes utilizados para la producción de materiales educativos como parte del contenido, resulta fundamental integrar al currículum las nuevas formas textuales. De esta forma no solo atendemos al valor que los distintos soportes tienen relacionados con el acceso a la actividad cognitiva de nivel superior (Ong, 1993), sino que además la inclusión de estas nuevas textualidades posibilitarían la apropiación de las herramientas culturales presentes en el contexto socio histórico de alumnos y docentes.

coleccioneducaar

La colección Educar.

¿Qué es un material educativo? La primera y amplia respuesta que surge es: cualquier material que utilicemos e integremos en una situación de enseñanza aprendizaje. Pero existen diferencias entre los materiales educativos y los materiales didácticos, ya que estos últimos suponen un procesamiento específico por parte de especialistas. Es decir, este tipo de materiales están pensados no solo para brindar información, sino que responden a una secuencia y objetivos pedagógicos para lograr que el alumno aprenda y comprenda un determinado contenido. De todas maneras, ya sea que fueron desarrollados o no para el aprendizaje, los materiales educativos pueden ser comprendidos como textos y representaciones. Es decir, son textos porque constituyen discursos sobre algún tema, son intertextuales (incorporan diferentes textos), se diseñan, producen y ponen en circulación como cualquier texto, pero, y aquí está la característica específica, pueden ser incorporados como material en el proceso enseñanza aprendizaje. Este es el caso de la Colección Educ.ar, materiales educativos multimediales desarrollados desde el año 2004 en el marco de la Campaña de Alfabetización Digital a cargo del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. La Colección Educ.ar se define como un conjunto de recursos, ejercicios, documentos, canciones y videos para trabajar en los distintos niveles educativos, en temas curriculares de las distintas áreas: Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Formación ética y Ciudadana, Informática, etc. Al ser de distribución gratuita y masiva, la colección tiene como finalidad favorecer la capacitación de los docentes de distintos niveles y lugares del país. Además, uno de sus objetivos principales es el de brindar “herramientas para ingresar al mundo digital, insumos para facilitar y enriquecer los proceso de enseñanza y aprendizaje en el marco de la sociedad actual…”. Dentro de la colección, a la que puede accederse a través del portal de Educ.ar, intentaré analizar específicamente el CD 18 “Había una vez un país… en el sur”, centrándome en las posibilidades de uso por parte de docentes y alumnos. En la presentación del CD puede leerse que el objetivo es “acercar a la comunidad educativa un conjunto de materiales sobre la Argentina. Es único en cuanto a su propuesta, ya que articula documentos teóricos, información estadística, sugerencias para el aula sobre efemérides, atlas digital y recursos multimediales para docentes y alumnos de todos los niveles”. Considero que la estructura del CD está diseñada para que el material no llegue directamente a los alumnos, sino que sean los docentes quienes incorporen la propuesta al aula, es así como en el apartado Destinatarios se aclara: “A partir de los contenidos de este CD los docentes podrán…”

El CD es autoejecutable, y lo primero que aparece es una interfase de libre navegación, con el material dividido en tres grandes núcleos:

educar

1) Información Básica sobre la Argentina (marco conceptual, documentos explicativos, textos jurídicos, datos estadísticos e información cartográfica)

2) Actividades y efemérides (propuestas didácticas para el aula y textos sobre nuestras efemérides culturales.)

3) Banco de Recursos (atlas digital, videos e imágenes para utilizar con los alumnos en el aula.)

Al decir de Theo Van Leeuwen (1998), los modos en los que se desarrollan la estructura de presentación del contenido va más allá del material educativo, tienen que ver con la construcción de un determinado discurso, en este caso, el correspondiente al material educativo se estructura en un orden coherente y jerarquizado y secuencial de la información. Esta jerarquización está vinculada con los objetivos planteados para el desarrollo del material:

  • Trabajar con sus alumnos las representaciones de los espacios en los cuales las personas nacen, viven, trabajan bajo la soberanía del Estado argentino.
  • Ampliar su biblioteca y material didáctico con textos explicativos acerca del gobierno argentino, su sistema y organización, y utilizarlos en sus clases.
  • Reflexionar con sus alumnos acerca de los conceptos de Estado, país y nación desde distintas disciplinas, como la ciencia política, la filosofía política, el derecho y la historia.
  • Contar con un banco de recursos didácticos digitales, multimediales y un atlas de Argentina para enriquecer las clases.
  • Proponer a sus alumnos actividades creativas e innovadoras.

La ventaja de la estructura propuesta es que favorece el logro de los objetivos planteados al posibilitar múltiples recorridos, ya que el usuario / docente que utilice el CD va a ir construyendo su propio recorrido de acuerdo, entre otras cosas, a su subjetividad y experiencia en el uso de las TICs. De esta forma, un docente que no esté familiarizado con los nuevos medios, puede sentirse cómodo al encontrarse con la información presentada en forma tradicional. Al mismo tiempo, la ventaja que implica la facilidad de navegación, lo invita a jugar explorando territorio desconocido, lo cual favorece la incorporación de nuevos saberes y nuevos hábitos.

La primera pantalla que aparece también nos muestra el acceso a dos interfaces guías: por un lado el Mapa del CD y por otro lado la sección Como usar el CD. En el primero de los casos, a través de organizadores gráficos el Mapa del CD logra una representación efectiva de la información, fácil de visualizar, jerarquizando e identificando los elementos más relevantes que faciliten la apropiación de parte del usurio (Lonardi, 2005).

usarelCD

En cuanto a la sección Como usar el CD, se explica al usuario detalladamente cual es la estructura del material, cómo se accede, sugerencias para la navegación y uso, destinatarios y objetivos, etc. Cabe destacar que el diseño de esta sección cumple con el principio de contigüidad definido para el diseño de los materiales educativos multimedia. Como podemos apreciar en la imagen, los textos explicativos están integrados en la imagen que pretenden explicar. Al evitar la separación física entre el texto y la imagen se favorece una mayor comprensión de las instrucciones.

Dimensiones

A continuación intentaré analizar las diferentes dimensiones del desarrollo del material, según las conceptualizaciones propuestas por Gutiérrez Martín.

Dimensión estética: tiene que ver con la forma en que se presenta la información en relación a los sentidos de la vista y el oído. El Cd ofrece diversas tipografías, tamaños y colores, imágenes, títulos, subtítulos y diseños que permiten diferenciar y jerarquizar la información. Además, el material multimedia, video y audio, potencia la experiencia integral del alumno como receptor.En conjunto, considero que el material estimula y motiva positivamente al usuario.

Dimensión interactiva: Como he señalado, el diseño jerárquico y diferenciado de la información que se repite en cada una de las secciones, facilita la navegación a través de una estructura coherente, con múltiples opciones cualitativas y cuantitativas. El INDICE brinda al usuario una herramienta ideal para planificar o programar la navegación y múltiples recorridos por el material. Además, los iconos que se encuentran en el menú superior, permiten al usuario volver sobre sus pasos o avanzar en otras direcciones. Si la opción es la de un recorrido secuencial, entonces las flechas inferiores diagraman un recorrido predeterminado por el diseño. Reitero que estas múltiples posibilidades de navegación, unidas a la amigabilidad de las interfaces, proponen una muy buena experiencia de navegación para el usuario. En cuanto al contenido en sí, la interacción es unidireccional (Gutiérrez Martín) ya que la información está limitada a los saltos de pantalla, y por lo tanto el usuario /docente es más receptor que emisor. Cabe aclarar que el docente, al incorporar el material del CD en su propuesta áulica e inmerso en el proceso enseñanza / aprendizaje, pasa de ser receptor a ser emisor. Otro punto a favor en el análisis de esta dimensión lo constituye la posibilidad de acceder, mediante vínculos, a las fuentes de los artículos, imágenes y textos que se recomiendan. En este sentido, cumple acabadamente la recomendación de Mayer.

Dimensión didáctica: abarca los aspectos relacionados con el aprendizaje y la enseñanza. Tanto los objetivos educativos como las guías didácticas, se encuentran detalladamente explicitados en el Cd. En este sentido, cada sección explicita el marco teórico específico del contenido presentado. Así, cuando se habla de país, territorio, leyes, estado, etc., los autores comienzan definiendo dichos conceptos. Siendo muy puntillosa, y por tratarse de conceptos fundamentales en diferentes teorías históricas y políticas, desde mi punto de vista el marco teórico podría ser más explícito. Si bien el usuario puede deducirlo de acuerdo a los autores y al manejo de diferentes categorías conceptuales, siempre creo conveniente no dar por sentado que el lector posee los conocimientos para establecer estas relaciones.
En cuanto al contenido específico, la organización de las distintas secciones permite a los usuarios navegar por los temas de acuerdo a los conocimientos de que disponen sobre los mismos, con la posibilidad de profundizarlos ingresando a las fuentes a través de links.

Dimensión ideológica: este es uno de los puntos significativos del Cd, ya que los contenidos del material son abordados desde diferentes perspectivas ideológicas y teóricas. En este sentido, se presentan textos o testimonios que abordan los temas o conceptos desde perspectivas diferentes, posibilitando el trabajo de construcción en el aula en torno a estos elementos. Un ejemplo de ello lo constituye el concepto de Estado, central en la organización del material que se ofrece. Tanto las lecturas como los videos evidencian diferentes voces, diferentes puntos de vista que originan interrogantes a ser trabajados en la situación áulica.

Perspectivas

Las nuevas tecnologías atraviesan nuestra cotidianidad, modificando las formas de hacer y de pensar. Como docentes enfrentamos el desafío de repensar nuestras prácticas en función de este contexto, y la elección de los materiales educativos constituye uno de los elementos indispensables en esta reflexión. De la bibliografía se desprende que al evaluar la incorporación o no de un material educativo multimedia debemos ir más allá de sus cualidades meramente educativas, debemos considerar también sus nuevas textualidades como parte integral del contenido mismo, que dan cuenta de productos culturales propios de nuestro contexto. Las nuevas representaciones, los nuevos lenguajes, las nuevas modalidades de pensamiento mencionados plantean rupturas entre los materiales educativos tradicionales (impresos, analógicos) y los materiales educativos multimedias o digitales. Pero la continuidad debe estar dada por el papel que el docente les asigne como “guías de un conocimiento provisorio, inacabado”, cuyo potencial transformador depende del compromiso de sus protagonistas.

 

Bibliografía

Flacso Argentina: Módulo: Análisis de Materiales digitales (secciones 1 a 4)

- Baquero, Ricardo, Vigotsky y el aprendizaje escolar. Buenos Aires: Aique, 1996

- Barthes, Roland (2000) S/Z. Siglo XXI Editores. México.

- Eco, Humberto (1985) Apocalípticos e integrados. Editoral Lumen: Barcelona.

- Entel, Alicia, Dragón de fuego: una aproximación al pensamiento videológico.

- En: Gvirtz (comp.) Textos para repensar el día a día escolar: sobre cuerpos, vestuarios, espacios, lenguajes, ritos y modos de convivencia en nuestra escuela. Buenos Aires: Santillana, 2000

- Kress, Gunther (2005) El alfabetismo en la era de los nuevos medios de comunicación. Ed. Aljibe: Málaga.

- Olson y Torrance, Oralidad y escritura. Editorial Gedisa: Barcelona, 1998.

- Ong, Walter (1993) Oralidad y escritura. Fondo de Cultura Económica. México. Cap. 1 y 4.

- Colección Educar - CD 18 “Había una vez un país… en el sur

2 comentarios :

Elsa Tommaso dijo...

Fabi:
Brillante!!! como siempre, me encantó el artículo
beso
elsa

Elsa Ester dijo...

Hola Fabi, pasé por aquí y aprovecho para decirte que está buenísimo el artículo. Todavía no estoy segura de poder viajar el 3 al coloquio pero seguro seguiremos en contacto. Además te quiero agradecer por estar cuando te necesité.
Muchos cariños desde la otra punta del país, Misiones.
Elsa Ester