Gaviot's

Blogfolio

Inquietante, por decir poco….

Leave a Comment

adiccion2

 

Antes que nada, así, desprevenidos, lean esto:

La web es como el dinero, es un calco del capitalismo que avanza, devora, asimila y se expande, pero todavía no nació su David Ricardo, su Adam Smith, su Karl Marx. Es más, estamos en la etapa de la contemplación. Miramos la llanura y al sol bajando en el horizonte sin entender. Ni siquiera podemos hacer palotes. Ni hablar de un jeroglífico o una Piedra Roseta. Todo se parece a Dios y Dios se parece a todo. Y en las madrigueras de la web intuimos que faltan miles de siglos para que nazca el primer silogismo. Así que veneramos la naturaleza, dibujamos un búfalo y un mamut, y esperamos, cargados de magia, el paso a la siguiente fase. ¿Sueñan con monitores los niños alemanes adictos a internet, gordos, cerebrales, casi albinos, internados a la fuerza por sus padres en campos de desintoxicación donde hacen vida al aire libre? ¿Qué etérea existencia comunal imaginaba el que ideó el programa de rehabilitación para yonquis digitales que se puede hacer online? En China, la adicción a la web se cura con electroshock. Un método similar al que usaba el comunismo de Mao con los heroinómanos. En Taiwán, hay adictos a los juegos en red que viven en los cibercafés porque es más barato que vivir en una pensión. ¿Cuál era la idea de futuro de la inglesa de doce años que se pasaba quince horas por día en la computadora de la cocina de su casa y se escapó con un marine norteamericano de treinta y dos al que conoció chateando? Se fugaron a París. Pero los agarraron. Una verdadera lástima.”

 

Este párrafo forma parte de un muy buen cuento inédito de Juan Terranova, el cual recomiendo leer completo en este link de la sección Pornopunk del diario Crítica. Me reconozco como una persona adicta a internet. Principales síntomas: mis horas de conexión exceden por mucho los parámetros tomados como normal y, sobre todo, me siento morir cuando la conexión se corta (1).  Pero el tema no soy yo, así es que volvamos al párrafo. Cada vez se analiza, reflexiona y se escribe más acerca de la naturaleza y desarrollo de la web. Ahora, ¿la comprendemos realmente?  Terranova pone el dedo en la llaga al decir que estamos en la etapa de contemplación, sin siquiera una piedra Roseta. Somos infantes en la evolución ¿acaso no dibujamos diariamente sobre las pantallas nuestros búfalos y mamuts? Nos sentimos extasiados por el desarrollo de la web, sin comprenderla demasiado, sin saber de su naturaleza, ni de su futuro. No saber, no comprender, ese es el concepto general del párrafo. Y es, en definitiva, lo que más me inquieta. ¿Y a ustedes?

 

 

(1) Consejo para estos momentos: tomen el teclado y miren fijamente las teclas ESC – POWER - CTRL. Conmigo funciona.

0 comentarios :