Gaviot's

Blogfolio

Rompiendo reglas de tiempo y espacio (trabajando en la Webquest)

1 comment

Cuando nos comunicamos para empezar la tarea de la Webquest, el primer chat empezó así:

Gaviot: Hola Teresa????

Teresa: Hola Fabi, que bueno que estás aquí. Estoy escribiendo un mail para ti y para Graciela.

Gaviot: buenísimo, primero de todo ¿qué hora es para vos?

Teresa: Son las 22:39. y para ti?

Gaviot: las 00:39, es decir que hay dos horas de diferencia, es importante si establecemos un encuentro futuro… Las locuras del tiempo y las TICs, vos estás en mi pasado (25/06) y yo en tu futuro (26/06)…., vos en Colombia y yo en Argentina…

. Para organizarnos...


La tarea encomendada en la Diplomatura, el desarrollo de una Webquest, junto con el azar, hicieron que en el Grupo 7 nos juntáramos Graciela (Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina) Teresa (Colombia) y yo (Cipolletti – Río Negro – Argentina). Para llevar adelante la tarea debíamos comunicarnos, obviamente, utilizando las herramientas tecnológicas como facilitadoras. Primero usamos los correos electrónicos, pero nos dimos cuenta que necesitábamos comunicarnos en tiempo real, comunicación sincrónica. Como las tres tenemos cuenta en gmail, nos fue fácil comenzar apoyarnos en las herramientas de Google. Seguimos con el correo, pero para coordinar encuentros en línea a través del chat, y así poder comunicarnos en tiempo real. Al mismo tiempo pudimos plasmar las ideas y acuerdos en un documento compartido usando la herramienta DOCs, que nos permitió compartir esa producción desde cualquier lugar y en forma simultánea. Más allá de la producción, que nos está quedando buenísima, nos maravilló el hecho de poder superar las barreras temporales y espaciales con un fin común, trabajando colectivamente. Vivimos en carne propia la utilidad de una herramienta tecnológica que nos posibilitó ponernos en contacto y la concreción de un objetivo común. Pero los calificativos siguieron corriendo por nuestra cuenta, quiero decir, que la comunicación haya sido respetuosa, cálida, divertida, afectuosa, que nos hayamos sentido cerca y motivadas, dependió de nosotras, más allá de la tecnología. En la producción pudimos reflejar nuestras distintas miradas, pudimos argumentar, llegar a puntos de acuerdo a partir de desacuerdos, en fin, todo ese proceso que intentamos incorporar en nuestra práctica cuando les proponemos a los alumnos trabajar en grupos, trabajo colectivo. La diferencia estuvo en la mediación de la tecnología, de allí que destaco su rol como herramienta, y también destaco nuestro rol como protagonistas de su uso. Cierro con la frase de Dominique Wolton (Internet ¿y después?, Gedisa, Barcelona, 2002): “Si Internet es símbolo de las TIC, la cuestión a saber es si esta innovación vuelve a encontrar o no una evolución sustancial en los modelos culturales de la comunicación, y en los proyectos sociales de la comunicación. Si hay encuentro entre los tres querrá decir que Internet, y lo que venga, han sido capaces de abrir un tercer capítulo en la historia de la comunicación occidental. Si no lo hay aún, quiere decir que no son lo suficientes importantes como para ser eregidos como 'símbolos' de una evolución general de la comunicación, en el símbolo de una nueva sociedad...". Seguí leyendo que se pone mejor...!!

1 comentarios :

Graciela S Maldavsky dijo...

Fabi:
¡Hermosas palabras que reflejan exactamente la fabulosa experiencia que hemos tenido!
Como bien decís la realidad es que nuestra intención, compromiso y "ganas" de encontrar un espacio común (geográfico y cronológico) es lo que nos facilitó la tecnología... Seguramente sin ella también lo hubiéramos logrado pero hubiera sido más engorroso, y el "tiempo" del que disponemos nos hubiera "jugado en contra"...
Desde allí la tecnología es una HERRAMIENTA fabulosa ... y lo escribí con mayúscula, porque no me cabe duda alguna que siempre será necesario el ser humano detrás de ella... Esa maravilla puede entonces transformarse en algo absolutamente creativo, pacificador, que lleve al entendimiento y a la comprensión o, por contraposición, un arma letal...
Creo que en gran medida, más allá de las políticas y de las ideologías, depende de nosotros: padres y educadores - como en un trabajo de hormiga-, ir favoreciendo, estimulando el uso de este medio de comunicación como "megáfono" para el entendimiento, la comprensión, el acuerdo por sobre las discrepancias, el respeto, la valoración de las diferencias y de la paz...
Posiblemente lo mío sea utópico, näif... ¡qué sé yo! pero creo que vale la pena intentarlo...
Felicitaciones por tu artículo y por el trabajo compartido:
Graciela